10 cosas que ODIO de viajar en bus

Y quien dice bus, dice claramente: ALSA. Su slogan de “hacemos tu viaje más fácil” parece auténtico cachondeo. Cuando me fui a estudiar fuera a mis 18 añitos no era consciente de que iba a entrar en un bucle espacio temporal atada irremediablemente a esta estafadora compañía. Ya casi han pasado 10 años, y calculen si quieren ustedes el tiempo de mi vida que he gastado en un autobús de largo recorrido (5 horas durante 5 años 2 viajes-ida y vuelta- al mes +  6 horas durante 3 años 2 viajes- ida y vuelta- al mes). Yo gracias a dios siempre he sido malísima en matemáticas, porque si no ya me hubiera suicidado al darme cuenta de las horas que he gastado en un bus o el dinero que le he regalado a esa empresa infernal. El caso, es que después de un fin de semana inigualable y más divertido que nunca, tuve que soportar un pago muy grande, el viaje de regreso…. en ALSA.

10_ La parada de los zombies

Villalpando es un municipio de la provincia de Zamora de la comunidad autónoma de Castilla y León. Todo el que haya hecho el recorrido Madrid- Asturias conocerá de sobra este lugar regentado por zombies y que, lo que es peor: te convierte en zombie. En esta parada de 20 minutos la gente tiende a perder los nervios por la cantidad de cosas que quiere hacer, como gastar millones de euros en chocolatinas revenidas, tomarse un café rancio a riesgo de morir decapitado por las bárbaras camareras o los compañeros de autobús que quieren pedir algo antes que tú, ir al baño tras una cola de gente quejándose o el adorable paseo al rededor del área de servicio, que huele a huevos podres y en la que no hay nada más que hierba amarillenta. Cuando faltan unos 5 minutos para volver a subir al bus los nervios están de punta y todos los pasajeros dan vueltas alrededor del autobús vacío y cerrado esperando al conductor, como auténticos zombies.

9_Eddie Murphy

No sé que ha hecho en la vida Eddie Murphy para estar atrapado en un autobús de Alsa a todas horas. De las dos películas que proyectan, después del “entretenido” Ocio bus, una (por lo menos) estará protagonizada por este odioso actor. Desde luego, nunca me ha gustado, pero 9 años de películas de Eddie Murphy han hecho que lo odie a muerte. Especialmente esa que debe ser su obra maestra porque ponen una y otra vez sin piedad en la que hace de una especie de máquina en la que viajan seres diminutos. No sé, he intentado no verla tantas veces…

8_Las famosas babas

¿Hay algo peor que un acompañante desconocido baboso? Yo me he encontrado con varios de estos personajes que duermen a pierna suelta (para envidia de los insomnes del bus como yo) y sin piedad caen sobre ti en todas las curvas y te aprisionan cada vez más y más contra la ventanilla. La descripción exacta sería: bocaza abierta con baba cayendo, ronquidos esporádicos, caídas de cabeza y despertares repentinos en los que el pasajero disimula terriblemente mal…

7_Jóvenes de excursión

En todos los autobuses nos encontramos con un grupo de jóvenes ruidosos de entre 15 y 21 años que han roto la hucha del cerdito y han decidido hacer un viaje de amiguetes. Éste resulta ser una de las mayores incomodidades para el resto de pasajeros. Suelen gritar y reírse a carcajadas de tonterías que no puedes evitar oír (a pesar de subir más y más el volumen de tu música a riesgo de tener que llevar sonotone al cumplir los 30), se cuentan todo tipo de escabrosos detalles sobre su vida amorosa y sobre sus juergas, y habitualmente tienden demostrar cierto paletismo que resulta a veces (y con suerte) gracioso.

6_La demora

Alsa se hace esperar. No siempre sale a tiempo, pero absolutamente siempre llega tarde. Puede que sean 10 o 15 minutos, pero después de 6 horas de viaje, cada minuto hace que te entren ganas de tirarte del autobús en marcha gritando como un descosido. En otras ocasiones el autobús puede estropearse y dejarte tirado en la parada, lo que provocará más de 2 horas de retraso a tu llegada.

5_Compañero de viaje

En un viaje largo es muy importante observar a todos los acompañantes que te rodean muy bien. Después de un tiempo, con un vistazo podremos saber si esa persona va a hacer tu viaje algo pasable o un infierno. Es especialmente importante el compañero de delante, que en muchos casos decidirá que le importa una mierda que apenas tengas sitio para respirar y echará para atrás su asiento para dormir como un rey (no te preocupes, tras un par de años como viajero de alsa aprenderás a increparle que se eche hacia adelante y deje de tocar los cojones), o el de detrás, que cada vez que se mueve golpea brutalmente tu asiento haciéndote casi vomitar la cena.

4_Los olores

En un espacio tan reducido y cerrado a cal y canto es normal que haya bastantes olores que rodean la atmósfera y que a la cuarta hora de viaje empezarás a dejar de oler. Aún así, hay algunos que resultan especialmente desagradables como el de los chetos, el bocata de chorizo, la gente que lleva una semana si darse una ducha, el que ha llegado por los pelos a la estación y suda como un descosido, o el famoso olor a pies de todos los progres y hippies que se descalzan en el autobús.

3_El teléfono

Yo, si fuera conductora de autobús pondría un cartel gigante en la entrada (como el que había en el bar de Luke en Las chicas Gilmore) de Prohibido hablar por teléfono. A mi me resulta particularmente desagradable hablar por el móvil en el bus por el pequeño detalle de que lo quieran o no, el resto de pasajeros te van a escuchar. Bueno, pues siempre hay un número de gente indeseable a la que no le importa absolutamente nada y cuentan durante horas y horas TODOS los detalles de su vida a los amigos, e incluso aprovechan a llamar a toda la gente que se les ocurre, con la que hace años que no se hablan, incluso, para acabar con su aburrimiento.

2_Al desguace

Muchos de los autobuses en los que me he visto obligada a viajar parecían dirigirse al desguace en vez de a Asturias. Algunos, con los avances del siglo XV y lejos de cumplir la normativa actual estaban faltos de cinturón, he viajado en uno que no tenía baño, en muchos que no tenían para enchufar tus cascos y te atronaban con la película de Eddie Murphy a todo volumen quisieras verla o no, alguno tenía la palanca del asiento rota y no podías ponerlo en la posición original, y muchos tenían los asientos roídos…

1_ Bebés y niños en general

Me ofrezco voluntaria para eliminar el instinto maternal de todas las mujeres del mundo, todas las que ponen caras humillantes cuando ven a un bebé, todas las que hacen “cuchi cuchi”, a las que les encanta hablar de papillas y de las cosas “divertidas” que hacen los niños pequeños. Un par de horas en un alsa y un niño menor de 3 años provocaría el milagro. Gritos, llantos, berrinches… todo tiene cabida para esas criaturitas enrojecidas por el cansancio y la indignación. El dolor de cabeza y las posteriores ganas de suicidio están aseguradas.

Anuncios
Categorías: TOP TEN | Etiquetas: , , , | 5 comentarios

Navegador de artículos

5 pensamientos en “10 cosas que ODIO de viajar en bus

  1. Persefone

    Jajajajajajajaja!
    Villalpando es un clásico y es curioso, porque todo lo que dices es verdad, pero nunca lo había visto desde la perspectiva zombie!
    😀
    Y lo de los bebés lloricas sí, es horrible. Me gustan los críos, pero seis horas oyendo berridas tiene que ser insoportable.

  2. Rebe

    Jajajaja!! buenísimo el post!! aunque a mí me resultan más odiosas las personas que hablan por teléfono y los grupetes de adolescentes que los bebés, es que suelen ser deficientes mentales, y dan ganas de golpearlos a todos!!
    Por otra parte, a esos bebés no les pueden dar pasiflorina o algo? por favor, con lo largo que es el viaje no sé como no les da un infarto de tanto llorar!
    Eddie Murphy, el rey del autobús, no había caído!!

  3. Qué bueno el post xDDD

    Totalmente verídicos esos puntos. Ánimo, yo también tengo que sufrir transportes largos y estoy harto de pagar un dineral o aguantar cada uno de los puntos (o aguantarlos aun pagando un dineral xD).

    • ¡Gracias por tu comentario! Pues sí, viajar es un infierno cuando lo tienes que hacer con regularidad, da igual como lo pinten…! 😉

  4. Na, eso es porque nunca te has topado con un bebé de los que tienen pulmones de acero… matarrrrr.
    Lo de Villalpando es para rodar una película de miedo allí, en serio…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: